jueves, 19 de enero de 2012

Bienvenida

Gracias por entrar a este espacio de crecimiento. Cuando comencé el blog Estudio sobre el útero, mi intención era poder comprobar si los beneficios que había experimentado al relajar mi útero, podían ser compartidos por más mujeres, sin importar situación o cultura. Desde ese 7 de enero de 2011 han sucedido muchas cosas. Entre ellas, que he podido conocer a cientos de mujeres de toda España a través de unos Encuentros que me han aportado una visión más amplia y profunda de la realidad de las mujeres y mayor conocimiento. 
- Sé que necesitamos sanar nuestro femenino. 
- Sé que el mundo necesita más cuidado y menos competitividad. 
- Sé que el potencial de las mujeres (y de los hombres) no puede quedar encerrado en los modelos raquíticos de ser en los que hemos crecido y en los que seguimos educando.
- Sé que el cambio de paradigma que está comenzando es el resultado del emerger de lo femenino de nuevo en occidente.
- Sé que llegará un momento en que podamos integrar armoniosamente en nuestro cuerpo y mente las dos energías.
- Sé que para que eso suceda necesitamos antes sanar nuestra historia femenina y dar cabida a lo que negamos una vez.
- Sé que hay caminos de crecimiento, autoconocimiento y trabajo interior que pueden ayudar a muchas mujeres a crecer.
- Sé que es necesario que se trabaje más profundamente este campo.

Y por esto, y porque no puedo (aunque me gustaría) atender todas las demandas de cursos que me llegan de todos los rincones, he decidido continuar trabajando con aquellas mujeres que lo deseen, a través de internet. 
A través de este blogs tendréis puntual información de propuestas formativas, talleres, cursos... sobre crecimiento personal, desarrollo, relajación del útero, etc. Es cierto que perderemos el abrazo físico, el contacto real, pero no es menos cierto que podremos ampliar la familia, aumentar las hermanas, crear un espacio de expresión libre en el que ser una misma sin artificios, máscaras ni imposiciones sociales. 
Muchas mujeres me escriben para contarme que están solas. Que en su pueblo nadie está criando a sus hijos como ellas, que no tiene con quien hablar de según que temas. Se sienten solas e incomprendidas. Otras desearían poder asistir a los Encuentros de Mujeres, pero la imposibilidad física de viajar o no tener con quien dejar a los hijos se lo impiden. 
Este espacio virtual (y real) nos va a permitir trabajar sin horarios estrictos, sin tener que desplazarnos, sin que nuestro crecimiento dependa de otras personas...

¡Bienvenida!

3 comentarios:

  1. Me alegra mucho leer esto y descubrir esta otra vía. Cuenta conmigo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Silvia por el apoyo.
    Un abrazo,
    Mónica

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por tan alentadoras palabras.
    Un verdadero placer haber llegado a este blog.
    Saludos,
    Diana

    ResponderEliminar